Home»IMEI»Premios IMEI BOMA 2018

Premios IMEI BOMA 2018

La Asociación Mexicana del Edificio Inteligente Sustentable A.C. (IMEI) entregó los Premios IMEI-BOMA, con los que reconoce a los mayores exponentes de la edificación en las áreas de inteligencia y sustentabilidad.

El ganador en la categoría de Usos Mixtos fue para Torre Anseli. Carlos Salame, uno de los propietarios, recibió el reconocimiento a nombre de Grupo Cinsa.

En la clasificación de Edificios Corporativos ganó Torre Reforma Latino. Jacobo El-Mann Jafif, director corporativo de Parks Desarrolladora, agradeció el honor y recordó con orgullo que todas las empresas que participaron en la construcción de la torre son mexicanas.

En esta misma categoría, el desarrollo de Fibra Danhos, obra del arquitecto Teodoro González de León, Torre Virreyes, fue galardonada por su orgánico proceso creativo.

Para designar a los ganadores se calificó la aplicación integral de disciplinas como operación y mantenimiento, arquitectura e ingeniería civil, instalaciones electromecánicas (eléctricas, hidráulicas y HVAC), instalaciones especiales (seguridad, automatización y transporte de la información), entre otras.

El presidente del IMEI, Eduardo Miranda, dio la bienvenida y agradeció a patrocinadores, jurado y participantes por “tomar el reto de promover las buenas prácticas de la edificación”. Destacó que la visión y misión del IMEI es “reconocer el gran esfuerzo y talento de los profesionales mexicanos que crean conceptos y desarrollan productos de alta calidad” y permiten a México “ser un referente en la construcción inteligente y sustentable”. 

Al evento asistieron Henry Chamberlain y Lisa M. Prats, representantes de BOMA International, que entregaron la certificación BOMA 360 a Torre Anseli.

Por su parte, Benjamin L. Shinewald otorgó, a nombre de BOMA Canada, la certificación BOMA BEST a Torre Origami. Ambos inmuebles son pioneros en México en recibir estas distinciones.

Finalmente, se entregaron reconocimientos a los miembros del jurado calificador, integrado por 28 profesionales de la industria, entre los que se encontraron arquitectos e ingenieros del país.

Previous post

Los constructores con ánimo a medias

Next post

Arquitectura para sanar las ciudades