En la actualidad, existen varios nichos de oportunidad para la industria. Uno de los que presenta mayor expansión es la proyección de hoteles. Ya sea que este tipo de edificaciones esté situado en zonas muy cálidas o en zonas templadas, el ahorro de energía es de primordial relevancia, pues es una de las búsquedas permanentes por parte de los inversionistas

Por Eduardo Miranda y Alberto Pavía

Hasta hace poco, existían muchas áreas que generaban gastos considerables en términos energéticos; sin embargo, cada día son menos, pues los costos de energía llegaron a posicionarse en los primeros lugares a la hora de hacer análisis financieros, por lo que la administración de energía en cuartos de hotel empezó a ser popular.

El Guest Room Energy Management System fue introducido en 1998 después de analizar el costo beneficio de tener un sistema de control y monitoreo en este tipo de espacios. Si se toma en cuenta la visión actual del mercado hotelero, se podrá determinar que las habitaciones representan entre 50 y 90 por ciento del espacio acondicionado en los hoteles, por lo que aplicar en ellas este tipo de tecnología ofrece diversos beneficios.

Los Building Managment Systems tradicionales no están diseñados para satisfacer y conocer las necesidades de las habitaciones, por lo que los sistemas de Guest Room Energy Management System representan una opción viable que actualmente está perfeccionándose al punto que, incluso, están adaptándose análisis de datos que benefician a los usuarios finales, con reportes de información que en un futuro les pueden servir en la toma de decisiones.

Proyección de mercado
La penetración actual de mercado que se espera es de 40 por ciento; para 2020, se espera que crezca hasta 90 por ciento. Estas proyecciones traerán, además, un crecimiento en la cantidad de habitaciones de hotel a nivel mundial, pues los números arrojan que este factor crecerá un 20 por ciento en el planeta en los próximos cinco años.

Actualmente, existen alrededor de 14 millones de cuartos de hotel en todo el mundo y 70 por ciento de éstos no cuenta con un sistema de control de energía; sin embargo, la tendencia de las cadenas hoteleras va hacia la búsqueda de mejorar la eficiencia energética de los espacios y ser cada vez más sustentables. Por esto, los nuevos proyectos demandan que las nuevas habitaciones cuenten con sistemas avanzados.

Objetivos de la administración de energía
Se deben de tomar en cuenta ciertos objetivos a la hora de emprender un proyecto de este tipo:

  • Satisfacción del cliente
  • No impactar el confort del huésped
  • Control preciso del clima durante su estancia
  • Decisiones de huésped interactivas, en las que se puedan elegir opciones como no molestar, aseo de cuarto, control de iluminación, etcétera
  • Minimizar los tiempos y los costos de operación
  • Extender la vida útil del equipo
  • Personal más eficiente
  • Ama de llaves: no requiere usar su tiempo apagando y encendiendo luminarias y controlando termostatos
  • Alertas de mantenimiento para responder antes de que el huésped presente quejas

A pesar de enumerar los beneficios de contar con un sistema de este tipo, muchos proyectistas aún se resisten a su aplicación, ya sea porque presenta un costo inicial elevado o porque se piensa que es muy difícil de operar.

También es común escuchar que los propietarios de hoteles no optan por usar este tipo de sistemas, porque ya no podrán tener libertad en la elección de otras marcas cuando se quieran incorporar los otros sistemas del edificio; sin embargo, esto es falso. De hecho, este tipo de sistemas son útiles a la hora de tomar decisiones y como soporte para verificar los consumos que se hacen mes con mes y las posibles fugas en los sistemas.

Además, apoyan en la administración del inmueble, pues se pueden tener instalaciones con gastos operativos razonables, mantenimientos preventivos y seguridad en caso de existir alguna falla. También existen dos motivos adicionales para utilizar los sistemas de automatización: incrementar la experiencia del huésped y reducir los gastos operativos; el cuidado de agua, el control de personal y la seguridad de los huéspedes son objetivos extras, aunque no menos importantes.

La satisfacción del cliente es uno de los principales fundamentos del hotel. Ahí es donde la automatización juega un papel clave

¿Por qué automatizar habitaciones de hotel?
Los hoteles son proveedores de servicios diversos. Albergan y atienden a sus huéspedes y ofrecen espacios para diferentes actividades. Para ello, disponen de habitaciones, bares, restaurantes y salas de eventos. Además, cuentan con áreas específicas con servicios adicionales, como spas, saunas, gimnasios, piscinas, tiendas o salones de belleza.

La idea central es que el huésped se sienta a gusto en todos los ambientes y disfrute del mayor confort. También la calidad del servicio es un factor esencial para el bienestar del cliente. Para conseguirla, es preciso disponer de otros espacios que el huésped no suele ver y que también deben cumplir requisitos especiales, como cocinas, bodegas o almacenes.

El operador del hotel se encuentra ante el reto de satisfacer al cliente y hacerlo en la forma más eficiente posible. Para conseguirlo se apoya en el equipamiento técnico del hotel. Un hotel necesita agua, electricidad y calor; además, sistemas de refrigeración y ventilación, iluminación, ascensores, comunicaciones, equipos de seguridad, de catering y de conferencias, piscinas y mucho más.

A menudo, los hoteles están equipados con una tecnología compleja para proveer las condiciones ambientales adecuadas en cada área de manera eficiente. Es imprescindible que las diversas instalaciones trabajen interrelacionadas entre sí y sólo la automatización de edificios hace que esto sea posible.

Supervisar en un hotel el funcionamiento de cada instalación técnica por separado es una tarea casi imposible. La eficiencia tampoco es posible si cada instalación funciona de manera aislada. No obstante, con una buena integración, el sistema de automatización gestiona la instalación de manera óptima, a fin de lograr la máxima eficiencia en la explotación y cumplir con los requisitos de máximo confort y ahorro.

La automatización también crea transparencia. A través del sistema de gestión de los edificios, todos los datos de la instalación están disponibles en todo momento. Con visualizaciones personalizadas, la operación y la monitorización son muy fáciles, y las herramientas integradas para el análisis de la explotación del edificio ayudan a la continua optimización.

En números, la reducción del costo de energía por automatizar eficazmente puede ir de 15 hasta 25 por ciento. Por ejemplo, contar con un termostato inteligente sería muy ventajoso, pues normalmente manejan procesadores Digital Direct Control que hacen una distinción entre habitaciones desocupadas, detectores de movimiento, fotosensores, interruptores magnéticos de puerta e incluso sistemas avanzados de control centralizado, en los que se regula la iluminación, el control de cortinas, las alertas, la recolección de datos y el reporte.

El sector hotelería crece como nunca en el mundo

Los hoteles son grandes consumidores de energía si ofrecen a sus clientes un servicio de calidad y confort permanentemente. En consecuencia, ofrecen un gran potencial de ahorro de energía. Los sistemas de automatización de edificios pueden controlar la explotación de manera que siempre se utilice la fuente de energía más favorable.

Las aplicaciones pueden ir desde el mantenimiento regular HVAC, en donde los sistemas son capaces de ubicar que los filtros están sucios y así evitar que el consumo de energía crezca hasta 15 por ciento, o también saber en qué momento se ensucian los serpentines de los condensadores, lo que provoca que la potencia del compresor se incremente y que crezca su gasto de energía hasta en un 25 por ciento.

Si aunada a esta tarea se proporciona educación al personal de mantenimiento y limpieza, se implementan programas de mantenimiento preventivo y se concientiza al cliente final, los ahorros pueden ser aún más significativos.

 

Eduardo Miranda

Ingeniero electrónico por la Universidad La Salle. Se ha especializado en sistemas de monitoreo y control en varias empresas del sector, entre las que se incluyen Novar, Honeywell y Alerton. Actualmente, es gerente regional de ventas para Alerton en México, Centroamérica y la región Andina.

Alberto Pavía

Ingeniero eléctrico y electrónico por la Universidad Nacional Autónoma de México. Laboró para CYVSA International en las divisiones HVAC y de Automatización. Además, ha trabajado para Honeywell en la integración de sistemas automatizados. Actualmente, es ingeniero de Ventas para la empresa INNCOM.

Acerca del autor

Artículos relacionados

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

shares