Así es la nueva era de la arquitectura, gracias al diseño de simulación que también puede ayudar a una mejor edificación en zonas sísmicas

Por Ottmar Kappes, Fotografía: Cortesía de Altair

La sociedad contemporánea da pasos agigantados en su evolución, gracias a la tecnología y sus constantes avances. Hoy, resulta casi imposible concebir muchos de los procesos en diversos campos de la vida cotidiana sin reconocer la influencia y protagonismo que el mundo digital tiene, desde lo más simple y cotidiano, como la comunicación a distancia, hasta llegar a grandes industrias como la medicina, la aeronáutica, así como la creación y modificación de proyectos de gran escala y magnitud.

Uno de los sectores en los que las nuevas tecnologías y el universo digital tienen un excelente campo de acción es el de la construcción. Los tiempos de los planos dibujados en papel y lápiz están quedando atrás y la era del diseño y optimización por computadora sientan las pautas para ingenieros y arquitectos en el mundo, gracias a los programas de simulación y creación computarizada.

Los programas computacionales funcionan con base en procesos de diseño de prototipos virtuales, lo que permite observar y simular con todos los datos antes de producir un modelo real. En el sector de la construcción, cada proyecto posee características únicas; por ello, debe organizarse en torno a un proceso de producción específico, involucrando en él a todos sus participantes.

La llegada del Building Information Modelling (BIM), definido como un modelo de procesos que brindan soluciones de diseño, visualización y construcción virtual de estructuras, fue revolucionario en muchos sentidos para el mundo de la ingeniería y la arquitectura, ya que proporciona una visión de proyectos más rápida, económica y de menor impacto ambiental desde su creación mediante aplicaciones digitales diseñadas para facilitar la coordinación y colaboración.

Esto último repercute de manera favorable en uno de los elementos más importantes en la industria de la construcción: la eficiencia. Los tiempos de ejecución en cualquier proyecto son muy valiosos y se espera que cada vez sean más reducidos. La tecnología aplicada a la simulación contribuye enormemente con este tema; el ejemplo lo encontramos en el impresionante rascacielos construido en Changsha, China, por la desarrolladora Broad Sustainable Building, compuesto por 57 pisos, 186 mil metros cuadrados y capacidad para 800 apartamentos. Lo más impresionante de esto fue el tiempo que tardaron en levantarlo… ¡tan sólo 19 días!

La más reciente Encuesta Nacional de Vivienda apunta que en la CDMX 6 de cada 10 casas construidas no cuentan con la supervisión de un ingeniero civil o arquitecto

Además de China, el uso de la tecnología en el sector de la construcción está tomando fuerza en la Unión Europea y otros países como Estados Unidos, Canadá, Singapur, Emiratos Árabes Unidos, Australia, entre otros. De acuerdo con cifras de la Federación Internacional de la Industria de la Construcción, se estima que este campo aporta un 6.5 por ciento del Producto Interno Bruto mundial con tendencia al crecimiento de hasta dos por ciento en los próximos tres años.

En México, la aplicación de sistemas con programas de simulación sería de enorme beneficio por su ubicación geográfica con tendencias sísmicas. La capital mexicana, considerada como una de las más grandes y pobladas del planeta, tiene una planeación territorial caracterizada por realizar edificaciones ‘“improvisadas” que no están acordes ni a sus zonas, tipos de suelos, o comunidades.

La más reciente Encuesta Nacional de Vivienda apunta que en la Ciudad de México 6 de cada 10 casas construidas no cuentan con la supervisión de un ingeniero civil o arquitecto. Las estadísticas indican que únicamente el 2.3 por ciento de los ciudadanos ha contratado servicios profesionales para la construcción de sus viviendas, mientras que la gran mayoría decidió solicitar la ayuda de un albañil.

Además de la reducción en tiempos de planeación y construcción, las herramientas de simulación y diseño computarizado han demostrado otras bondades en su llegada al terreno de la construcción, tales como la reducción de costos resultantes al aprovechar los sistemas virtuales para recrear modelos y optimizarlos antes de plasmarlos al terreno de lo físico.

Sólo el 2.3 % de los ciudadanos ha contratado servicios profesionales para la construcción de sus viviendas

El crecimiento en la aplicación de los programas de simulación computarizada sigue en aumento en el mundo debido a los beneficios técnicos y económicos que estos programas ofrecen.

Hoy, los programas de software más actuales en esta materia registran una eficiencia de cinco a 20 veces mayor, comparado con métodos tradicionales por medio de la automatización en los procesos de diseño, así como una reducción de hasta el 50 por ciento del tiempo necesario para generar modelos estructurales.

La integración multidisciplinaria también forma parte de las ventajas tecnológicas en la construcción. La gama de soluciones se abre con estos recursos que abarcan a varias especialidades relacionadas con la industria. Así, un arquitecto puede experimentar con nuevas formas para sus proyectos subsecuentes, mientras que los ingenieros pueden hacer pruebas periódicas para buscar mejores prácticas o materiales que le ayuden a plasmar los diseños creados por los arquitectos.

Es un hecho que los estándares para la construcción de grandes estructuras van en aumento. Factores como los nuevos materiales y los diseños revolucionarios exigen un trabajo más preciso de parte de los profesionales, con el fin de lograr una construcción estética y al mismo tiempo hacerla funcional.

La gran ventaja que tenemos se encuentra en las herramientas de simulación virtual de alta gama, pues nos brindan la capacidad de construcción de estructuras complejas sin aplicar modelos en la realidad, reduciendo con ello costos, tiempos de diseño, añadiendo precisión y mejorando la productividad y calidad mediante la automatización en las tareas repetitivas de modelado y procesamiento.

Es así como se transforma el mundo de la construcción con la ayuda de una computadora.

—–

Ottmar Kappes

Country Manager de Altair en México desde 2008 y responsable de la introducción en regiones de Latinoamérica de tecnologías de punta de simulación, optimización y análisis. Kappes es ingeniero mecánico por la Fachhochschule für Technik Esslingen en Alemania.

Acerca del autor

Artículos relacionados

shares