Luis Pagán, sales director americas en Eastman, habla del creciente negocio de interláminas de PVB para vidrio laminado, debido a la tendencia arquitectónica en cuanto a eficiencia energética en las edificaciones y al mayor uso del jumbo glass. En el continente, los mercados primordiales para el fabricante norteamericano son Estados Unidos y México

Por Darinel Becerra, Fotografía: cortesía de Eastman

Este año, Eastman Chemical Company celebra su centenario. Fundada en 1920, en la actualidad emplea a más de 14 mil 500 personas en todo el mundo y atiende a clientes en más de 100 países. En 2019, la compañía tuvo ingresos por 9.3 mil millones de dólares, aproximadamente. Su sede se ubica en Kingsport, Tennessee, en Estados Unidos.

Aunque un importante número de artículos utilizados en la vida cotidiana se relacionan con las líneas de producción de Eastman, la construcción es una industria estratégica para esta empresa de químicos especializados. En particular por marcas de PVB (butiral de polivinilo), como Saflex® (estructural, solar, acústico, UV, storm [protección contra huracanes]) y Vanceva®, que son interláminas de colores. En Tlaxcala, México, se encuentra una de las plantas productoras de PVB marca Saflex, que provee al mercado automotor.

De acuerdo con la firma de consultoría e investigación Grand View Research, el tamaño global del mercado de vidrio revestido se valoró en 29.2 mil millones de dólares en 2019, y se prevé que registre una tasa de crecimiento anual compuesto del 8.8 por ciento entre 2020 y 2027. El motivo es la tendencia mundial de aumentar la eficiencia energética en la industria de los edificios sostenibles. Otro factor que favorece al negocio del vidrio revestido es la estricta aplicación de las normas de construcción y la importancia de las certificaciones verdes y de alta eficiencia para las edificaciones.

Se espera que el recubrimiento blando registre una tasa de crecimiento anual del 9.3 por ciento en términos de ingresos entre 2020 y 2027. El vidrio con recubrimiento blando transmite un 70 por ciento menos de radiación UV en comparación con el acristalamiento estándar.

El desarrollo de nuevos productos es una de las acciones clave adoptadas por los fabricantes de la industria para aumentar su cuota de negocio y mantener una fuerte competencia.

En este contexto, Eastman lanzó recientemente una agresiva estrategia de mercadotecnia para penetrar en el mercado mexicano y consolidar el de Estados Unidos. Sobre esto y más habla Luis Pagán, sales director americas de la empresa, en entrevista con Smart Building.

Ingeniero químico por la Universidad de Puerto Rico, trabaja en Eastman desde que se graduó. Lo contrataron cuando salió de la universidad para laborar como ingeniero de planta piloto, investigación y desarrollo.

Actualmente, encabeza la división Architectural Advanced Interlayers, encargada de comercializar el PVB para el segmento automotor y arquitectónico. Pagán está a cargo de la región de América.

“Se ha triplicado la capacidad de producción de vidrio laminado para la arquitectura en México”

Smart Building (SB): ¿Cuál es su diagnóstico del mercado mexicano?
Luis Pagán (LP): Ha estado un poco parado. Con el cambio de Gobierno, muchos de los planes que tenían nuestros clientes y la demanda han bajado. Lo que está surgiendo en México son los grandes jugadores de vidrio laminado para arquitectura, quienes se están yendo hacia el mercado norteamericano, ya que en los últimos tres años la capacidad de los proveedores locales fue rebasada. De este modo, los laminadores en México y otros de América Latina empezaron a incorporarse al mercado de Estados Unidos y a ganar posiciones en esa industria arquitectónica.

SB: Entonces, ¿qué vislumbra para este año y cuál es la estrategia?
LP: Estamos ayudando a nuestros clientes para ganar los proyectos que ellos se proponen. La otra parte es conectarlos con nuestro grupo de Estados Unidos para entender bien en qué áreas están trabajando y así apoyarlos con el crecimiento de sus empresas a nivel internacional.

SB: ¿Cuentan con algún plan para fomentar la capacitación y la promoción en México?
LP: Somos líderes mundiales en el PVB y seguimos desarrollando nuestra marca Saflex, y contamos con Vanceva especializada en colores. Lo que hacemos es ver las necesidades del mercado, por ejemplo, desarrollamos una herramienta que los arquitectos pueden utilizar en sus diseños para calcular el ruido y la parte estructural, sobre todo si consideramos que una de las tendencias es usar vidrios más grandes y anchos porque se quiere utilizar luz natural, así como tener una relación más cercana con el exterior.

Tenemos también la parte estructural y la de color que les ofrece a los arquitectos otra herramienta, un software con 16 colores que se pueden mezclar en 4 capas y crear 17 mil colores diferentes. Eso brinda mayor libertad de diseño para crear un edificio más luminoso y atractivo que destacará en el área donde se construya.

SB: ¿Cómo ha penetrado Vanceva en el país?
LP: Se usa mucho, en México y Colombia hay proyectos específicos. En el Centro de Artes Escénicas de la Universidad de Guadalajara se usaron los colores blancos en diferentes tonalidades. Los arquitectos están utilizando Vanceva para crear un ambiente mucho más atractivo, moderno y contemporáneo, por lo que los colores acentúan las áreas dentro del diseño, interna o externamente.

SB: México es una zona sísmica y la interlámina de PVB juega un papel muy importante en aspectos de seguridad. ¿Cómo ven este tema?
LP: El mercado de vidrio laminado está creciendo mucho, porque es de seguridad, es decir, si un vidrio se rompe, se queda pegado al PVB y no se corre el riesgo de que le caiga a las personas. Luego, da la oportunidad de reemplazarlo.

Comparado con hace dos años, se ha triplicado la capacidad de producción de vidrio laminado para la arquitectura en México.

SB: ¿Hacia dónde se dirige el mercado del vidrio laminado y qué pasará en cuestión de interláminas en los próximos años?
LP: El cambio climático es una realidad, y una de las cosas que vemos es que las especificaciones del mercado en el Caribe y en el trópico se está extendiendo, por la necesidad de proteger la parte estructural de los edificios.

SB: ¿Qué opinas de la arquitectura en México relacionada con el uso del vidrio laminado tanto en estructuras como en la decoración de interiores?
LP: La arquitectura mexicana es interesante. Mientras paseaba por Reforma [Ciudad de México] con unos estadounidenses, quedaron sorprendidos con el nivel de diseño contemporáneo y vanguardista de muchos de los edificios que se han construido en los últimos años.

Una de las cosas que observé en México, que ya había notado en Europa, es que muchas fachadas usan el vidrio y después utilizan una segunda pared de ese mismo material. Eso tiene un propósito: eficiencia energetica y comfort.

Una de las tendencias es que habrá una segunda capa de vidrio o de metales; así como el uso de jardines verticales. Todo tiene el propósito de que el aire fluya entre la fachada para remover más calor del edificio.

CENTRO DE ARTES ESCÉNICAS DE LA UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA
Categorías: Fachadas, Salud y Educación, en América Latina
Lugar: Guadalajara, México
Terminación: 2018
Diseño del proyecto: a | 911 + Fernanda Canales + Alejandro Hernández | www.arq911.com
Laminador de vidrio: Euroglas | www.euroglas.mx
Producto (s) destacado (s): Colección Vanceva White

Acerca del autor

Artículos relacionados

shares