Los propietarios y los administradores de los inmuebles tienen muy claro que el activo más importante son las personas; los edificios inteligentes proveen a los residentes y usuarios de una experiencia de beneficios reales de confort, con eficiencia energética y operativa, y bajos costos de operación.

Si eres dueño o diriges una construcción clase A o B, sabes perfectamente que, para competir hoy en día, atender a tus inquilinos es vital. Los negocios se enfrentan de manera directa a una falta de personal calificado y necesitan tomar cualquier ventaja competitiva para atraer talento a sus empresas.

Las construcciones nuevas están deslumbrando con diseños modernos, así que debes expandir tu portafolio de soluciones para mejorar la experiencia en términos de bienestar y energía. Hoy, los costos de los sistemas de automatización no representan una barrera para ser instalados en las remodelaciones, y logran optimizar la vivencia del propietario y los habitantes mucho más de lo que podrías pensar.

En promedio, tus residentes permanecen entre 7 y 10 horas dentro del lugar o en sus alrededores, por lo cual, la calidad del aire interior, temperatura e iluminación tienen un impacto directo en su salud, bienestar y productividad.

Altas concentraciones de químicos, elementos como el radón, alfombras viejas y ductos de aire acondicionado sucios son síntomas del síndrome del edificio enfermo, que está ligado a una afectación en la salud de los ocupantes y se asocia con la cantidad de tiempo invertido los inmuebles.

Sin embargo, los sistemas de automatización permiten que los edificios inteligentes reduzcan o eliminen las causas y efectos del síndrome y, como consecuencia, mejora la experiencia del inquilino. También posibilitan administrar con más precisión el confort térmico y otros elementos que mejoran las condiciones de los espacios interiores y, con esto, la productividad; además, ayudan a tener un espacio saludable y con mayor eficiencia operativa.

Estos grandes sistemas conseguirán consolidar la información, analizarla y procesarla de tal forma que permita generar acciones predictivas para que los inmuebles operen de acuerdo con las dinámicas diarias de ocupación, porque un mal desempeño no sólo afecta los costos de operación de las construcciones, sino que también impacta de manera directa a los residentes.

La visión que, como IMEI, promovemos y difundimos, a través de nuestras diferentes actividades, parte de la profesionalización de los servicios por medio del conocimiento especializado en cada disciplina involucrada en la tecnología de los edificios, que nos permita crear un contexto integral y aprovechar al máximo las soluciones tecnológicas existentes.

A través del portafolio que BOMA ofrece, fortaleceremos el estándar y las buenas prácticas de los inmuebles bajo una normatividad internacional, que permitirá tener un punto de referencia enfocado en la competitividad.

EDUARDO MIRANDA REZA
Presidente del IMEI 2018-2019

Acerca del autor

Artículos relacionados

shares