La tecnología basada en ozono es una de las últimas tendencias en lo que concierne a la desinfección y purificación del agua; sin embargo, poco a poco ha demostrado ser útil para otras aplicaciones como la limpieza o la purificación del aire interior.

La conferencia “Tecnología de ozono aplicada en limpieza y desinfección sustentable, un ROI más allá de los limpiadores verdes” impartida por Raymundo Bonilla Rubí, director general de Tersano, profundizó sobre las ventajas que puede aportar el uso del ozono en estas actividades.

El impacto de los procesos

La presentación expuso algunos de los principales costos ambientales que ocasiona el proceso de la limpieza, tales como la importante y continua huella de carbón de los químicos o la contaminación de los colectores de agua residuales por las sustancias vertidas.

Otro punto fue el gasto económico ocasionado por la transportación, el almacenamiento y la compra de los productos, sin contar el daño que estos mismos pueden generar a las instalaciones y, en ocasiones, a la salud de los trabajadores.

“La aplicación de tecnología basada en ozono genera resultados palpables de retornos de inversión; eliminando la necesidad de espacios de almacenamiento, obteniendo ahorros de agua y respaldándose en certificaciones que avalan lo natural y sustentable” aseguró el director.

Una solución revolucionaria

El director de Tersano señaló que el ozono representa una opción revolucionaria para los procesos de limpieza, pues es un poderoso desinfectante capaz de matar bacterias, patógenos, virus y microorganismos en pocos segundos.

Este gas no requiere de mezclas, diluciones ni enjuague, lo que reduce los riesgos de residuos químicos y, por tanto, las enfermedades provocadas por los mismos. Es apto para todas las superficies, ya sea alfombra, vidrio o acero inoxidable y puede usarse para trapear en cubetas, rociadores, barredoras y fregadoras.

Cambiando la forma en que el mundo limpia

Bonilla resaltó que Tersano está “cambiando la forma en que el mundo limpia” con soluciones como el ozono acuoso estabilizado (OAE), el cual se inyecta al agua corriente a través de Lotus Pro System.

Este sistema tiene un estabilizador que mezcla y equilibra el agua, extendiendo su poder de limpieza hasta por 24 horas. Una vez estabilizado, el recurso hídrico entra a la unidad Lotus Pro que transforma, con 4500 volts de electricidad, las moléculas de oxígeno en ozono. Así es como se consigue el ozono acuoso que funciona 24 horas como desinfectante y seis días como limpiador.

El directivo informó acerca de un estudio coordinado por la Coalición Canadiense para la Atención Sanitaria, el cual realizó durante dos años, pruebas con OAE en el principal hospital de Vancouver.

Los resultados mostraron una disminución significativamente de los costos de agua, el reciclaje de envases y la mano de obra:

  • 90 % menos agua
  • 83 % menos desperdicio de envases de plástico
  • 76 % menos en productos químicos de limpieza
  • 72 % menos desperdicio de empaques de cartón
  • 70 % menos en riesgos químicos

Finalmente, el director Bonilla se mostró optimista respecto al futuro del ozono en la industria, pues señaló que, actualmente, cada vez más empresas en el mundo han comenzado a reemplazar los productos químicos de limpieza tradicionales por esta nueva tecnología.

Acerca del autor

Artículos relacionados

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

shares