Además de practicar el aeromodelismo, pilotear jets de radiocontrol y ser aficionado al motociclismo de montaña, Leopoldo Ruiz es el director para América Latina de Axis Communications, una empresa cuyas ventas a nivel internacional ascendieron a 1,200 millones de dólares

Por Darinel Becerra, Fotografía: Smart Building

 

Desde junio de 2019, Axis Communications cuenta con un nuevo director regional para América Latina. El cargo lo ocupa Leopoldo Ruiz, ingeniero en telecomunicaciones cuya pasión, desde los nueve años, es el aeromodelismo a escala. También le gusta volar jets de radiocontrol y, recientemente, retomó el motociclismo de montaña.

Con ese perfil y actitud es que asumió el liderazgo regional en Axis, donde ha puesto a prueba sus más de 20 años de experiencia en compañías hi-tech al liderar equipos de ventas enfocados a segmentos verticales estratégicos.

Antes de ello, ejerció el cargo de vicepresidente para la dirección de Tecnologías de la Información (TI) en México y Centroamérica en Schneider Electric. También se desempeñó como director de ventas para Avaya México.

Axis Communications fue fundada en 1984 por Mikael Karlsson, Martin Gren y Keith Bloodworth. Hoy, forma parte del Grupo Canon. Cuenta con más de 3 mil 500 empleados, tiene presencia en más de 50 países, y trabaja con una red internacional formada por más de 90 mil socios. En 2018 reportó ventas por 1 mil 200 millones de dólares.

El éxito de Axis radica en la comercialización de cámaras de red y codificadores de video. Los voceros de la firma tecnológica afirman ser líderes mundiales en ambos segmentos.

Smart Building platicó con el ingeniero Ruiz y esto fue lo que dijo.

“Hoy somos una empresa de 1.2 mmd, con una participación de mercado de entre un 12 y 15% en sistemas de videovigilancia per se”

Smart Building (SB): ¿Cuál es el eje de trabajo para el sector de la construcción?
Leopoldo Ruiz (LR): La industria se está modificando y evolucionando. El interés ya no gira solamente alrededor de la seguridad –que no deja de ser importante–, pero se suman algunas otras aplicaciones de interés general, lo cual da una mayor visibilidad para el negocio y puede aportar un mayor valor a cualquier empresa que quiera ver un poco más allá de su seguridad.

Si tengo la cámara estratégicamente colocada y dispongo de un historial de video, el valor intrínseco estará en el análisis que haga del material registrado, sea relacionado con temas de seguridad o de estrategia de negocio.

Nosotros lanzamos hace tiempo una solución de audio IP, y esto beneficia en que, si ya tenemos el video y la seguridad, abres otro canal de comunicación para hacerlo más interactivo. Todo esto se integra a la red IP de las mismas cámaras, lo cual hace que, bajo una misma plataforma, el usuario pueda controlar toda la cadena de valor que el análisis de la información le puede dar.

SB: En los próximos años, ¿cuál será el crecimiento de este tipo de TI?
LR: Afortunadamente es un mercado en crecimiento y puede aportar mucho al negocio. El mercado por sí solo tendrá un crecimiento de entre un 8 y 11 por ciento. Las ciudades inteligentes y la vigilancia ciudadana serán lo que más se desarrolle a corto plazo.

SB: ¿Cómo se integra la vigilancia por video en el concepto de edificios y ciudades inteligentes?
LR: Tienes que ofrecer seguridad en las entradas de los edificios y el tráfico, por ejemplo, y de esa información definir cómo se puede usar después de haber sido analizada.

Hacia adentro de los edificios existen grandes oportunidades para analizar la seguridad, comportamientos de los usuarios de los edificios y visitantes, así como del personal que opera con la finalidad de corregir errores. La vigilancia por video te da un sinnúmero de posibilidades.

SB: ¿Cómo se va a integrar la tecnología 5G?
LR: La quinta generación de tecnologías es la plataforma. Imagina la cantidad de información que se tiene que procesar para su análisis. La cantidad de gigabytes es impresionante, por lo que, a más cámaras, más tráfico en la red; y a más aplicativos, más tráfico; porque tienes que mandar la información y ésta se procesa en un centro de datos. Si no existe toda esta plataforma de conectividad, esto simplemente no podrá crecer al ritmo que el mercado lo va a ir demandando.

SB: ¿Cuánto le falta a México para que pueda implementar la 5G?
LR: Esta tecnología estará evolucionando en los próximos cinco años como algo más tangible, y en ese lapso habrá transformaciones que empezarán en ciertas ciudades hasta que se abarque todo el país.

SB: ¿Qué áreas de oportunidad ves en el mercado de la videovigilancia?

LR: La 5G ya es una realidad tecnológicamente hablando. Esto hará que todos los centros de cómputo de procesamiento se acerquen más al cliente, es decir, lo que en el mercado y en la industria se conoce como el borde de la red. Si necesito consultar y mandar información, lo hago a una distancia más cercana para que el procesamiento sea más rápido y la latencia disminuya de forma radical.

SB: ¿A quién le corresponde desarrollar esta infraestructura?
LR: Primordialmente, a la iniciativa privada. Todos los proveedores de servicio van a ser los que hagan esa gran inversión para transformar las comunicaciones en 5G. Existe una iniciativa gubernamental para usar los anillos de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad y brindar un servicio público. No hay nada aterrizado aún, no sabemos qué pasará, pero esto se sumaría a todas las iniciativas de los proveedores de servicio privados.

SB: En el mercado de la videovigilancia, ¿cómo se encuentra México en comparación con países de América Latina?

LR: Estamos avanzados. En la región, los países y, a la vez, los mercados más grandes, por sus inversiones, son México y Brasil. Curiosamente, Chile no es la economía más grande pero sí la más avanzada tecnológicamente. Ellos tienen una gran preocupación de desarrollarse hacia el lado tecnológico.

SB: ¿Cuáles han sido las aportaciones de Axis a la industria?
LR: Una de las filosofías de la empresa es trabajar para hacer un mundo más seguro, inteligente y eficiente. Aportamos mucho al mercado y a la industria cuando estamos en diferentes asociaciones. Tenemos un centro de entrenamiento en constante funcionamiento.

Nuestro modelo de distribución es a través de un socio mayorista, en principio, de ahí hacia un socio integrador y luego al usuario final. Nosotros no vendemos de forma directa, eso nos ayuda a dar mayor cobertura y llegar al mercado; y también para que se pueda hacer una integración más profunda.

Nosotros resolvemos la videovigilancia, los analíticos, el almacenamiento y demás, pero a veces el cliente está buscando algo mucho más amplio, como meter switches, routers, telefonía IP, etcétera, y por eso trabajamos con los integradores, lo que hace mucho más accesible la tecnología.

SB: ¿Hacia dónde se moverá la videovigilancia en los próximos años?
LR: Las cámaras seguirán evolucionando. El tema del tamaño y la resolución es algo crítico, pero realmente el futuro estará basado en los analíticos, en todo el software.

El equipo puede ser muy bueno, pero si atrás no hay alguien haciendo ese análisis, pierde mucho su valor. Entre más avanzados sean los analíticos, más aportación le das a tu proyecto.

SB: ¿Quién hará ese análisis?
LR: Axis, los integradores y el software. La empresa hace desarrollos para analíticos y nos integramos con los principales analíticos de la industria. Trabajamos sobre una plataforma abierta de modo que proveemos toda esa infraestructura para analíticos muy específicos, y mediante las empresas que generan el software, se pueden integrar a nuestra plataforma.

Nosotros no estamos en el negocio de servicio administrado. Hay empresas que se dedican a eso, o muchas veces de forma interna la misma compañía hace todo ese análisis. Axis da todo ese soporte para que puedan tenerlo y aprendan a usarlo.

SB: ¿Cuáles son las perspectivas de crecimiento de Axis?
LR: Son muy agresivas. La empresa en los últimos años ha crecido de forma importante, tanto en la región como a nivel mundial. Dejamos de cotizar en bolsa en noviembre del 2018, pero toda la información anterior está totalmente abierta y disponible. El crecimiento ha sido bastante agresivo. Hoy somos una empresa de 1.2 mil millones de dólares, con una participación de mercado de entre un 12 y 15 por ciento en sistemas de videovigilancia per se.

Videovigilancia puede abarcar varias cosas, una de ellas es todo lo que es análogo, y nosotros no estamos en ese mercado. Axis busca reemplazar ese mercado. Luego está todo lo IP, y aquí también hay un abanico bastante amplio de soluciones, desde las muy básicas para uso residencial o comercial pequeño –donde tampoco nos enfocamos–, hasta lo que es la pequeña y mediana industria, aplicaciones de alta complejidad. Ese es nuestro mercado.

SB: ¿Cuál es su estrategia de liderazgo al frente de Axis?
LR: La empresa me tiene gratamente sorprendido en cuanto a su cultura, la apertura que tiene, la forma en que no sólo cree en su gente sino también busca desarrollarla; yo no lo había visto en ninguna otra parte. Eso es algo fuera de serie, no tan común, incluso en empresas de tecnología.

Me enfoco, primero que nada, en entender y conocer muy bien esa cultura, y será un reto para que el liderazgo que yo ejerza sea el correcto, y no llegue a ser un bache en el camino. Y el que yo ejerzo es más situacional, porque necesito adaptarme primero, entender, y después ver cuál es el mejor actuar para eso.

Acerca del autor

Artículos relacionados

shares