IMEI y Buiny organizaron un taller para dialogar con los profesionales de la industria sobre los beneficios de las plantas de tratamiento y el concreto celular

Fotografía superior: Álvaro Montes de Oca, director del Bufete de Ingeniería de Yucatán (Buiny)

Por Violeta Contreras, Fotografía: Rubén Darío Betancourt

Ante el cambio climático, el sector inmobiliario debe preocuparse por utilizar plantas de tratamiento de agua para optimizar el uso que hace de este recurso en sus proyectos, indicó el ingeniero Álvaro Montes de Oca, director del Bufete de Ingeniería de Yucatán (Buiny), durante un taller impartido en conjunto con el IMEI.

En la reunión, el especialista abordó dos temas en diferentes módulos: “Plantas de tratamiento de agua: soluciones para optimizar el uso del agua en proyectos inmobiliarios” y “Concreto celular: una alternativa ecológica y sustentable para la construcción”, dirigidos a desarrolladores inmobiliarios, arquitectos, constructores y otros profesionales interesados.

Las ventajas de estos sistemas de tratamiento son ecológicas y económicas. Por un lado, se ahorra dinero y, por el otro, disminuye el impacto ambiental. Pueden instalarse en hoteles, clubes de golf, hospitales, universidades, centros comerciales, parques industriales, conjuntos habitacionales y aeropuertos, expuso el ingeniero.

Destacó, especialmente, que la tecnología desarrollada por Buiny ofrece beneficios en ahorro de espacio, ahorro de costo de instalación de infraestructura y mantenimiento, debido a que son 100 por ciento portátiles.

“México es el segundo país en el mundo, después de China, que más utiliza agua residual cruda sin tratamiento para el riego,” sin mencionar que “se pierde entre un 30 y un 50 por ciento de líquidos por fugas en las redes de distribución”. Por esto, es fundamental que los integrantes del sector “aporten su granito de arena” para lograr edificaciones sustentables, explicó la representante comercial de la empresa, Zowyn Hoyo Monroy.

Concreto libre de contaminantes
Por otro lado, Montes de Oca explicó que el concreto celular se está posicionando como una alternativa ecológica para la construcción. Entre sus cualidades encontramos que es un 2.5 por ciento más resistente al fuego que el concreto hidráulico, que favorece las operaciones de colocación y disminuye la permeabilidad.

Se trata de un insumo “energéticamente eficiente y libre de contaminantes, con cargas muertas más livianas”, destacó. Por lo que, actualmente, Buiny compite en el mercado de máquinas generadoras de concreto celular.

El taller del IMEI tuvo un formato más jovial y didáctico. Inició con un desayuno entre los participantes, luego se entregaron carpetas con los contenidos de la plática y, finalmente, los asistentes intercambiaron impresiones sobre las áreas de oportunidad de la industria.

Acerca del autor

Periodista y humanista de tiempo completo. Lectora voraz de poesía. Aprendiz de todo. Egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México. Mujer de sangre oaxaqueña, origen defeño y crianza mexiquense.

Artículos relacionados

shares