Actualizar los sistemas de certificación proporciona formas innovadoras para lograr los objetivos de sustentabilidad en una edificación. Con la llegada de LEED v4.1 certificar un inmueble tendrá un enfoque más inclusivo y centrado en el rendimiento para que las personas cuenten con edificios de calidad y gran valor

Por Ana Ruiz y Jorge Benavides, Fotografía: Cortesía de BEA

Desde la década pasada, se ha popularizado la integración del diseño sustentable en las nuevas construcciones con el propósito de disminuir la aportación de gases de efecto invernadero originados por las actividades de fabricación de materiales, su transporte y la edificación misma. Del mismo modo, los edificios existentes que han sido construidos sin esta clase de diseño pueden transformarse en espacios con una baja huella ambiental durante su operación.

De acuerdo con el quinto Informe del Panel Intergubernamental de Expertos Sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, 2014), el entorno construido en áreas urbanas debe adaptarse a las estrategias de mitigación de impactos del cambio climático, ya que para el año 2030, los principales esfuerzos de ahorros potenciales de carbono estarán ligados directamente tanto a la rehabilitación y eficiencia en la operación de edificios como al reemplazo de equipos consumidores de energía en edificios existentes.

Ante este escenario, la Certificación LEED® (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, por sus siglas en inglés) ha desarrollado un sistema de calificación especializado en la operación y mantenimiento de los edificios con la finalidad de disminuir su impacto medioambiental. Esta evaluación desarrollada por el U.S. Green Building Council (USGBC) cuenta con la mayor popularidad en el mundo y constituye una guía concreta de estrategias amigables con el medioambiente, que busca originar eficiencias durante las etapas de diseño, construcción y operación de los proyectos.

LEED v4.1

A principios del 2018, el USGBC lanzó a prueba LEED v4.1, siendo esta la nueva versión del estándar aplicable –hasta el momento– a edificios existentes. Esta edición piloto está enfocada en medir el desempeño del inmueble mediante distintos tipos de evidencias y visualizar resultados en tiempo real, y formar parte de una comparativa entre edificios con características similares dentro de una ubicación geográfica similar y/o a nivel global. Bajo estas condiciones, 90 de los 100 puntos posibles son otorgados con base en el consumo de los recursos del edificio y su impacto medioambiental.

A diferencia de las versiones anteriores de LEED para Operaciones y Mantenimiento (LEED O+M), el periodo de medición, registro y documentación de evidencias es de un año, el cual puede ser retroactivo, sustituyendo al periodo de tres a 24 meses que previamente se exigían. Adicionalmente, se introdujo LEED O+M: Interiores, una nueva adaptación para este sistema de evaluación que permite a los inquilinos o propietarios, de una parte del edificio, buscar la certificación y gozar de sus beneficios sin depender de la participación de todos los ocupantes del inmueble, representando una de las mayores ventajas de esta nueva modalidad.  

Continuando con las innovaciones de LEED v4.1, la información que se recopile del proyecto se documentará mediante Arc, una plataforma en línea que se alimenta de los resultados de los sistemas del inmueble, abriendo la posibilidad de un estatus general en tiempo real.

Cualquier tipo de edificio existente puede buscar la certificación LEED v4.1. Si es la primera vez que se busca este reconocimiento, el proyecto deberá cumplir con todos los prerrequisitos (obligatorios), hasta 10 créditos base y la documentación de los consumos, así como encuestas de satisfacción de los usuarios y resultados obtenidos de pruebas de calidad del aire en el espacio.

Por otro lado, los proyectos que previamente han conseguido una certificación LEED, sin importar la versión o sistema de evaluación, solamente deberán documentar los consumos, los resultados de las encuestas y los valores de las pruebas de calidad del aire. Los prerrequisitos y créditos alcanzados durante la certificación anterior son transferidos automáticamente.

Innovación v4.1 por categoría

Transporte. Lo que en versiones previas constituía el crédito (opcional) de Transporte Alternativo, ahora se convierte en un prerrequisito (de carácter obligatorio). La intención de este punto es evaluar el total de emisiones de CO2 por viaje sencillo de cada ocupante. Para cumplir con este prerrequisito, simplemente es necesario responder una encuesta elaborada por el USGBC donde los ocupantes cuantifican los kilómetros recorridos en los diferentes medios de transporte durante un trayecto desde sus hogares hasta el inmueble.

Sitios Sustentables. La categoría de Sitios Sustentables es diferente al resto, ya que ésta no cuenta con una equivalencia directa de desempeño. Este grupo de créditos se enfoca en los elementos que mayor impacto poseen y simplifica siete créditos y un prerrequisito a solamente cuatro créditos. Además, también fueron suprimidas algunas opciones existentes en la obtención de puntos para que el edificio se analice como un sólo elemento que deberá cumplir con los requerimientos de la evaluación.

Eficiencia en Agua. Todos los créditos y el prerrequisito existentes, en esta familia de créditos, se engloban dentro de un prerrequisito único correspondiente al reporte del consumo general de agua, reflejado en galones por ocupante, y generando un puntaje que se traduce en puntos LEED.

Energía y Atmósfera. Esta categoría continúa siendo la que otorga el mayor número de puntos, ya que es la categoría con mayor impacto para poder reducir el cambio climático. Dentro de ésta, tanto los prerrequisitos de “Desempeño energético mínimo”, “Medición de energía del edificio”, así como los créditos de “Análisis e implementación de comisionamiento del edificio existente”, “Comisionamiento continuo”, “Desempeño óptimo de energía”, “Medición avanzada” y “Energía renovable”, se sintetizaron dentro de un sólo prerrequisito encargado de medir el consumo total de la energía del edificio, y cuyas estrategias se ven reflejadas directamente en los recibos de consumo energético del inmueble y evidencias de medición de generación de energía renovable en sitio. Los prerrequisitos como la gestión de impactos de refrigerantes o las mejores prácticas encaminadas a la energía se mantienen sin cambios.

Materiales y Recursos. En la versión LEED v4.1, la categoría de Materiales y Recursos mantiene el establecimiento de políticas dirigidas al mantenimiento o renovación sustentables del edificio y de la compra de los productos ambientalmente preferentes. No obstante, engloba todos los créditos relacionados con dichas políticas en dos factores de desempeño: uno que se evidencia con documentación referente a la separación y desvío de residuos durante la operación y otro que se relaciona con las evidencias de compras enfocadas en decisiones conscientes con perspectiva sustentable.

Calidad del Ambiente Interior. En esta nueva edición, esta familia de créditos engloba los créditos relacionados con la calidad del ambiente interior como confort térmico, iluminación interior, luz natural, calidad de vistas y la encuesta de confort de los ocupantes dentro del crédito “Desempeño de la Calidad del Ambiente Interior”. Además, se engloban todos los créditos relacionados con el uso de productos de limpieza ambientalmente sustentables dentro de un sólo crédito. Los prerrequisitos de esta categoría no sufren ninguna afectación.

LEED v4.1 es un acercamiento más próximo a la sustentabilidad de un edificio existente basado en el desempeño en tiempo real de los sistemas, las pruebas realizadas y las respuestas de sus ocupantes. Si bien se observa que la plataforma Arc toma un rol protagónico y que la documentación de créditos se ha simplificado, no quiere decir que se obtengan grados menores de sustentabilidad; sino que la incorporación de las nuevas tecnologías y el Internet de las Cosas (IOT, por sus siglas en inglés) transforman las metodologías de trabajo reduciendo las tareas. Este podría ser uno de los primeros ejemplos de cómo la sustentabilidad inmobiliaria se combina con el IOT, que permitan al equipo de mantenimiento identificar las variaciones en los consumos y eficientizar el inmueble al reducir los gastos operativos y el impacto al medioambiente.

————————————————————————————————————————————————–

Ana Ruiz

MSc, LEED Green Associate y consultora en Edificación Sustentable de Bioconstrucción y Energía Alternativa. Licenciada en Arquitectura y Urbanismo por la Universidad Iberoamericana, diplomado en Arquitectura Bioclimática de la UNAM y maestra en Ciencias en Diseño Sustentable por la Universidad de Edimburgo. Su trabajo se enfoca en la consultoría de edificios sostenibles conforme al estándar LEED, entre otros.

Jorge Benavides

MSc, LEED AP BD+C y coordinador Técnico-Operativo de Bioconstrucción y Energía Alternativa. Estudió Arquitectura en la Universidad La Salle y es Máster en Diseño y Gestión Ambiental de Edificios por la Universidad de Navarra, realizando también estancias académicas en la Technische Universität Dresden (Alemania) y Cardiff University (Reino Unido).

Acerca del autor

Artículos relacionados

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

shares