Home»Panorama»Un corporativo que vale oro

Un corporativo que vale oro

AXA, la compañía aseguradora francesa, invirtió cerca de 30 millones de dólares en la construcción de su nueva sede corporativa. Su diseño contempló un uso más eficiente de los recursos energéticos y la creación de espacios ergonómicos para los usuarios, lo que se tradujo en la obtención de una certificación LEED Oro ID+C

Por Redacción, Fotografía: Archivo Smart Building

El edificio de oficinas de AXA Seguros, en la Ciudad de México, responde a la tendencia actual de crear inmuebles más eficientes que, por un lado, contribuyan al ahorro de energía y cuidado del planeta y, por otro, posibiliten la erección de ciudades más limpias y habitables, con una infraestructura y servicios que demanden un menor gasto de electricidad y recursos. Asimismo, obedece a la necesidad de la compañía de renovar su cultura organizacional, asi como a la de impulsar una mejora en la experiencia laboral y calidad de vida de sus colaboradores.

A cargo de su construcción estuvo Grupo MF, mientras que el proyecto arquitectónico lo encabezó la firma Colonnier y Asociados. La encomienda para ambos fue implementar un edificio de oficinas que aprovechara al máximo la potencialidad del terreno, con un diseño eficiente e innovador.

Ubicado en avenida Félix Cuevas, al sur de la capital, la obra se realizó en dos etapas: excavación, bajo el sistema top down, combinado en una sección del terreno con el sistema de excavación a cielo abierto, y estructuración total para unir los dos sistemas de excavación y continuar en la construcción del edificio de seis pisos, con una extensión de cerca de 23 mil metros cuadrados.

Uno de los mayores retos fue enlazar los dos sistemas constructivos de excavación y cimentación. Esto con el fin de crear una plataforma donde se pudiera desplantar el edificio, ya que éste se sitúa en la avenida donde corre un tramo subterráneo de la Línea 12 del Metro. Así, se analizó y calculó la viabilidad de contar con un sistema de muro Milán para las cargas más fuertes del terreno, que se ligó por medio de una estructura metálica hacia las contenciones ancladas a la tierra en las áreas con excavación a cielo abierto. La solución fue avanzar en dos frentes de la obra para concluirla en menor tiempo.

En la fachada se emplearon cristales de sistema insulado de doble acristalamiento, lo que permite aprovechar la luz solar y evita la entrada de radiación en el espacio habitable

Soluciones de punta
Inaugurado en octubre de 2015, el inmueble obtuvo la certificación LEED Oro ID+C: Commercial Interiors. A través de soluciones arquitectónicas de punta, la sede cumple con altos estándares en materia de sustentabilidad, como el uso eficiente de los recursos, la mejora en la calidad del aire interior, el desarrollo sostenible de los espacios libres, el adecuado manejo y control de los desechos, así como un bajo impacto ambiental, entre otros factores.

Para lograr un consumo energético más eficiente se aplicó el Estándar 90.1-2007 de ASHRAE, que consiste en realizar un comparativo en los sistemas de climatización, iluminación, calentamiento de agua, envolvente y controles asociados. De esta manera, la calidad del diseño es superior, respecto a las edificaciones que no son LEED.

En esta obra influyeron diversos elementos como la fachada de cristal aislado, derivada de la unión de dos cristales separados por una cama de gas argón herméticamente sellada, que reduce 20 por ciento la entrada de radiación solar. Esto permite un mejor aprovechamiento de la luz natural, ya que el calor rechazado por las fachadas de cristal limita el calentamiento interior, bajando la carga térmica demandada. La obstrucción de esta radiación evita la demanda excesiva de aire acondicionado y electricidad, lo que minimiza el consumo energético y, por lo tanto, la facturación del inmueble.

Para el sistema eléctrico de potencia se instalaron transformadores tipo seco encapsulado, conexión estrella-estrella, con una eficiencia de 99.2 por ciento, lo que disminuye los importes de facturación mensuales; normalmente nunca se ven derivados de las corrientes de excitación o pérdidas en el transformador.

En cuestión de iluminación interior, para un espacio de trabajo cómodo y amplio, la mayoría de las lámparas cuentan con tecnología LED de alto rendimiento, que se complementa con áreas de luminarias fluorescentes.

De acuerdo con los requerimientos de la certificación LEED, en la última losa del edificio se instaló un aislante térmico y se implementó un sistema de control inteligente que optimiza el desempeño de todos los equipos y los ajusta para que funcionen con el mínimo de carga eléctrica. Este tipo de BMS realiza cálculos para variar velocidades en ventiladores, disminuyéndolas si es necesario, apaga equipos no requeridos y controla cuándo deben encenderse los circuitos de iluminación, entre otras muchas funciones. También se instaló un sistema de medición de energía que monitorea el consumo de los sistemas de climatización por cada uno de sus rubros: torres de enfriamiento, chillers, bombas, UMA, incluso de iluminación y cargas de proceso.

7% del monto total de la obra se invirtió en los sistemas de aire acondicionado y en los cristales, con un retorno de inversión aproximado de 4 años

Espacios Inteligentes
Entre las propuestas recientes en la proyección de edificios, el vínculo entre el bienestar y la productividad es uno de los más importantes. Mejorar el diseño de los espacios eleva 20 por ciento, en promedio, la productividad de las personas, al brindarles un mayor grado de satisfacción, al tiempo que fomenta la creatividad.

Dicho de otro modo, el factor humano es esencial en cualquier sistema de trabajo, por lo que un buen espacio para llevar a cabo las actividades laborales diarias es crucial dentro de las estrategias impulsadas por las organizaciones. Con base en ello, resulta necesario reinventarse y crear condiciones que mejoren el bienestar, satisfacción y productividad de las empresas.

El despacho SPACE: Arquitectura se encargó del diseño de la sede, el cual se desarrolló pensando en tres rasgos clave de los colaboradores de la empresa: retadores, sociales y colaborativos. De ahí que el edificio base su concepto en la premisa de “espacios abiertos”, a fin de que todos los equipos de trabajo interactúen de manera constante y proactiva en 250 lugares de reunión y colaboración, de nombre Casual Collisions, y aproximadamente 2 mil 600 estaciones de trabajo.

Igualmente, con el fin de cubrir otros aspectos dentro y fuera del trabajo, la sede corporativa de AXA Seguros está equipada con cuatro salas de lactancia y área dedicadas al descanso y relajación, mientras que los muros móviles de las salas de reuniones y el comedor ofrecen la posibilidad de transformar los espacios y modificar su capacidad, según sea necesario.

El inmueble, además, cuenta con dos jardines interiores con muros de cristal inteligente, que ayudan a evitar los puntos oscuros dentro de las oficinas, mientras que el sistema de aire acondicionado está equipado con filtros para mejorar la calidad del aire interior.

El corporativo de AXA Seguros posee también una planta de tratamiento de aguas residuales que suministra agua a las torres de enfriamiento y abastece los sanitarios. Finalmente, ofrece accesibilidad para discapacitados y todos los programas necesarios de Protección Civil, en los que se implementó un estudio de espectro sísmico que permitió construirlo con amplia seguridad estructural.

Previous post

Las aldeas sostenibles de Panasonic

Next post

Fibras de PET para la construcción