Fundación Naturgy, dedicada a la formación y sensibilización de la sociedad en la mejora de eficiencia energética e innovación tecnológica, realizó el seminario Aire 20|24: Respiremos un futuro más limpio.

Al evento asistieron autoridades internacionales, federales, locales y expertos quienes dialogaron para buscar soluciones y mejorar la calidad del aire en las metrópolis.

Los asistentes mostraron distintas iniciativas y acciones que derivaron en la reducción de contaminantes con un impacto positivo en la salud y calidad de vida de los habitantes.

Se dieron a conocer los resultados del estudio La calidad del aire en las ciudades, donde se relatan experiencias ambientales de siete lugares: Ciudad de México, Madrid, Barcelona, Berlín, Santiago de Chile, Bogotá y la región de Lombardía en Italia.

En dicho estudio se destacó que:

  • La Ciudad de México es un claro ejemplo donde las actuaciones en materia de política ambiental han permitido mejorar la calidad del aire en las dos últimas décadas. Sin embargo, los niveles de partículas inferiores a 10 y 2.5 micras (PM10 y PM2.5) y ozono (O3) siguen siendo elevados, por lo que son necesarias nuevas estrategias para mejorar la calidad del aire.
  • Los contaminantes como dióxido de azufre (SO2) y monóxido de carbono (CO), ya no son un problema en cuanto al cumplimiento normativo de los valores límite nacionales. Se requiere replantear el ordenamiento territorial y buscar un desarrollo urbano que minimice los daños en la salud de los habitantes y en los ecosistemas.
  • Es necesario combinar medidas tecnológicas y no-tecnológicas para reducir la exposición a la contaminación de los 23 millones de habitantes de la zona metropolitana.

“El 2020 marcará una fecha icónica a nivel mundial en materia de cuidado ambiental y mejora de la calidad del aire con la entrada en vigor del acuerdo de París. Mientras que el 2024, será un año clave para ver si realmente a nivel mundial se están cumpliendo con los compromisos que cada país acordó”, comentó María Eugenia Coronado, directora general de Fundación Naturgy.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2016, sólo una de cada 10 personas en el mundo vive en una ciudad que cumple con las condiciones mínimas de calidad del aire, lo cual se refleja en que una de cada ocho muertes en el mundo está relacionada con la contaminación atmosférica.

Alguna conclusiones del evento es que la mejora en la calidad del aire es un imperativo que requiere compromiso y diálogo entre los distintos actores, de la mano de la innovación tecnológica, regulaciones adecuadas e incentivos para tecnologías que reduzcan emisiones.

 

Acerca del autor

Artículos relacionados

shares