Una casa-pórtico hecha de bambú, una cancha deportiva multifuncional y la reconstrucción de una vivienda rural, tres obras de Rozana Montiel que replantean el concepto de habitabilidad

Por: Redacción, Fotografía: Rozana Montiel Estudio de Arquitectura

La obra de Rozana Montiel puede entenderse a la luz de una arquitectura social de “sostenibilidad espontánea”. Esto implica valorar el contenido en el contexto de cada sitio, llevar a cabo un estudio meticuloso de los factores bioclimáticos, analizar los materiales regionales disponibles y las tecnologías de construcción local. Aún más crucial es comprender la estructura sociocultural del entorno, es decir, los modos de interacción de la gente que habita y contribuye a que un lugar se mantenga vivo. En una frase, transformar la realidad ordinaria en un espacio extraordinario.

Ubicación
Xochitepec, Morelos, MéxicoPrograma
Del territorio al habitante

Colaboradores
Ombeline De Laage
Amaury Villegas
Karina Caballero González

Fotografías de maqueta
Jaime Navarro

Proyecto en colaboración con el Infonavit

Proveedores
Bambuterra

Sus diseños procuran potenciar las condiciones de habitabilidad de cada proyecto, es decir, el modo en que una obra fomenta el sentido de comunidad, la sana convivencia e integración de las personas: “Un edificio debe responder no sólo a las necesidades relacionadas con el medio ambiente que lo rodea, sino también a la forma de vida tradicional de sus ocupantes. Ese detalle no debe pasar de largo, sin embargo, se olvida con frecuencia”, afirma la arquitecta, cuyo interés en que la belleza sea percibida como un derecho básico la colocan ya como una representante de la arquitectura mexicana en un contexto internacional.

A continuación, Rozana Montiel comparte con Smart Building tres notables proyectos, todos ellos caracterizados por aprovechar al máximo los recursos disponibles y reducir el impacto ambiental y consumo energético de los procesos constructivos.

DEL TERRITORIO AL HABITANTE
En este proyecto, el estudio se dio a la tarea de resignificar una vivienda tradicional del estado de Morelos. La propuesta: una casa-pórtico elaborada con bambú que cuenta con un gran espacio semiabierto techado y multifuncional, además de un cuarto divisible en dos, un baño separado, una cocina-comedor abierta y de doble altura, apta para el tradicional asado, así como una segunda planta.

Erigida en una región de clima caluroso-tropical, su diseño procura la iluminación y ventilación naturales, y gana un nivel más respecto al tipo de vivienda local, elevando e inclinando el techo. “El espacio exterior semiabierto y el follaje dan calidad y sentido a la vida privada y social de la comunidad: toda la actividad se teje en estos espacios”, señala Rozana Montiel.

Otro de los intereses de la arquitecta es explorar nuevos materiales que sean más conscientes con el medio ambiente. Por ejemplo, el polialuminio reciclado utilizado en la cubierta inclinada de la casa es aislante, resistente y no absorbe el calor. También utilizó bambú, un material de rápido crecimiento, flexible y sostenible. La vivienda, pues, se concibe a partir de una estructura de bambú como sustento principal que alberga los espacios.

CANCHA
Para un complejo habitacional suburbano cerca del puerto de Veracruz, se diseñó una cancha deportiva con un programa multifuncional. El diseño consiste en utilizar la capacidad entre columnas del techo de la cancha para generar un programa de actividades variadas (salones, balcones, gradas, área de hamacas, baños, juegos, salón de cómputo, biblioteca y un segundo nivel como mirador).

Proyecto
Rozana Montiel | Alin V. WallachUbicación
Lagos de Puente Moreno, Veracruz

Programa
Cancha cubierta y plaza

Colaborador
Alejandro Aparició

Año de Construcción
2015-2016

Fotografías
Sandra Pérez Nieto

Proyecto en colaboración con el Infonavit

El pórtico en torno a la cancha genera un espacio central que funciona como ágora. En un espacio en desuso y sin vegetación, se introdujeron árboles locales y plantas para generar sombra y refrescar el área. Asimismo, se colocó un foro y una estructura diseñada para hacer ejercicio que complementó la cancha, convirtiéndola en un centro comunitario.

Este nuevo hábitat se convirtió en un centro de concientización ecológica y de preservación de la biodiversidad para la comunidad en donde también se aprenden los beneficios de las plantas medicinales locales.

Perspectiva axonométrica de la cancha deportiva, que también funge como centro comunitario multifuncional

La estrategia implementada para este proyecto es que la arquitectura se convierta en un soporte de nuevas ecologías urbanas, un ecotono, como lo llama la arquitecta. Biológicamente hablando, el ecotono es un territorio de transición que modula dos ecosistemas distintos. Para Montiel se trata de un entre-espacio, es decir, un espacio intermedio habitable, un espacio de cruce y de conexión con su propia naturaleza.

OCUILAN
Reinterpretación de una vivienda tradicional rural para la reconstrucción de una pequeña casa de 50 metros cuadrados en Ocuilan, Estado de México. La casa fue afectada por el sismo del 19 de septiembre de 2017, además de que padecía de inundaciones, humedades, ventiscas frías, muros fracturados y carecía de abasto de agua, ventanas y un baño propio. Bajo el programa PienZa Sostenible, el proyecto recupera el patrimonio de una jefa de familia a cargo de sus hijos menores.

Proyecto
Rozana Montiel Estudio de ArquitecturaUbicación
Ocuilan, Estado de México

Colaboradores
Ombeline De Laage, Cristobal Pliego

Fotografías
Jaime Navarro

Proyecto realizado con el apoyo de PienZa Sostenible / ¡Échale a tu casa! / ReConstruir Mx / Lago Tangánica

Distinciones
Finalista del Premio Oscar Niemeyer 2020

La espacialidad generada por el techo a dos aguas permitió la creación de un tapanco que habilita un cuarto separado para los hijos, lo que provee de una doble altura al comedor, mejora la calidad espacial de los interiores y genera confort térmico

Esta vivienda muestra cómo lo tradicional puede ser moderno y lo vernáculo puede ser innovador mediante la reinterpretación de elementos y materiales de construcción tradicionales y de bajo costo. Se utilizaron muros de ecoblock y techos de madera para generar mejores condiciones térmicas al interior de la casa.

En esta obra, la arquitecta Montiel recicló y resignificó el polín de madera para utilizarlo como estructura en el techo a dos aguas, con lo que agregó un tapanco que habilita un cuarto para los hijos y brindó de doble altura a la sala de estar.

El sentido de sostenibilidad reside no sólo en el uso eficiente de los recursos materiales y naturales, sino también en la sostenibildiad social, en donde programas como el de PienZa Sostenible contribuyen a “sostener” familias que vieron afectado su patrimonio por una catástrofe natural.

“Nuestro diseño económico, pero de gran eficacia, incrementa exponencialmente el valor de la propiedad original, a la par que mejora el bienestar cotidiano, la convivencia social y las oportunidades económicas de la familia en su totalidad”, sintetiza la arquitecta Rozana Montiel.

About The Author

Related Posts

shares