En días pasados, Francisco Javier Solares Alemán, secretario general de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), habló del subejercicio de este año en el que quedaron pendientes alrededor de 200 mil millones de pesos, tema que se tocó ayer con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

En reunión en Palacio Nacional con empresarios, López Obrador autorizó un paquete de proyectos de inversión para el 2020, como parte del Plan Nacional de Infraestructura que el mandatario dará a conocer el próximo 26 de noviembre. Aunque no se sabe el monto de inversión, sí se sabe que serán financiadas totalmente por la Iniciativa Privada (IP), y serán en el sector energético, hídrico y carretero, entre otras.

“Son 15 proyectos de inmediato, pero el global son 60. Se hablaba de más de 158 mil millones de pesos para las 60 obras”, afirmó Francisco Cervantes Díaz, líder de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

En cifras dadas antes de dicha reunión, Solares Alemán confirmó que a finales de septiembre de este año se tenía comprometido el 30 por ciento del presupuesto total de 383 mil millones de pesos.

Indicó que un factor que permite visualizar la aceleración en el próximo año es el hecho de que el gobierno actual considere la participación del sector privado en la construcción de la infraestructura que necesita el país y se están analizando esquemas de APPs (Asociaciones Público Privadas) o bien de concesiones que probablemente hace algunos meses no se tenían considerados.

Solares indicó que las expectativas para el crecimiento del sector son buenas. “En la industria de la construcción ya se tienen algunas medidas para acelerar el paso en el desarrollo de la infraestructura del próximo año en nuestro país. Se han sacado concursos para obras para ejecutarse el próximo año, esto no se hacía antes. Nosotros tenemos muchos años tratando de que se puedan iniciar los proyectos que están completos, que tienen proyecto ejecutivo, desde principio de año y no a mediados de año que es la época de lluvia y es la peor época para iniciar una construcción. Entonces, creemos que va a mejorar”.

Afirmó que, a pesar de que este año ha sido muy lento en cuanto a la contratación y ejecución de obra de infraestructura, el 2020 se estará en condiciones de mejorar los números de este cierre de año.

“Otra buena señal que tenemos para el próximo año es que en el periodo de agosto – octubre han surgido alrededor de 2,500 contratos nuevos de construcción, es decir, se está acelerando el paso en este cierre del ejercicio. Un cambio tan radical como el que se está teniendo en el rumbo de este país con el proyecto del gobierno actual necesita tiempo para poder arrancar más formalmente. Consideramos que este tiempo ya sucedió este año y el próximo año será más rápido el poder contratar los proyectos”.

Explicó que la Secretaría de Hacienda en su unidad de inversiones ya “está clara” que tiene que ir adelante en proyecto ejecutivo.

Industria importante en México
“La forma de hacer negocios en la construcción está cambiando, hace 20 o 30 años nuestro negocio era construir y si construíamos bien, hacíamos un buen negocio, actualmente, necesitamos algo más, necesitamos proponer los recursos, la ingeniería, todo el proyecto completo”, afirmó Francisco Solares.

Agregó que la industria de la construcción constituye uno de los sectores productivos más dinámicos de la economía y que mayor bienestar aporta al país con la creación de infraestructura básica para su desarrollo.

Por su parte, María Ariza, directora general de BIVA, afirmó que es necesario que haya seguridad y condiciones en el país con las que los inversionistas se sientan cómodos, pero llamó a no magnificar las cosas.

“El sector construcción es uno de los más pujantes en nuestro país y que necesita de mucho y de diferente tipo de financiamiento”, indicó Ariza.

Acerca del autor

Lic. En Comunicación, Máster en Periodismo de Agencia, Content Manager y apasionada de la docencia.

Artículos relacionados

shares