Nuestro país es segundo lugar en América Latina en la industria de sistemas audiovisuales profesionales con 2 mil 800 millones de dólares, solamente detrás de Brasil. De ahí la importancia de eventos como InfoComm, llevado a cabo del 14 al 16 de agosto en la Ciudad de México.

InfoComm recibió a miles de profesionales, distribuidores, integradores y usuarios de la industria mexicana de integración audiovisual, asimismo, reunió a más de 100 compañías expositoras y ofreció decenas de conferencias educativas y cursos de capacitación, como los programas de DataNet México y TecnoTelevisión.

“Tenemos grandes expectativas de un mayor desarrollo a través de la videocolaboración, pues se estima que existen 50 millones de salas de reunión en el mundo, de las cuales, únicamente el 3 por ciento de ellas cuentan con esta tecnología. Esto abre un amplio abanico de posibilidades de negocio para quienes formamos parte de esta fascinante industria”, afirmó Federico Bausone, director general de Crestron para Latinoamérica durante la novena edición de InfoComm México.

A pesar de que este camino se comenzó a recorrer hace más de 25 años, afirmó Rodrigo Casassus, director sénior de Desarrollo de América y el Caribe de AVIXA (empresa coorganizadora del evento), hoy más que nunca los corporativos, shopping malls, retails, han descubierto que con sistemas audiovisuales pueden comunicar de manera más eficiente lo que quieren hacer, “desde decoración e iluminación hasta saber cómo se mueve la gente en los espacios”.

Para el experto, las tendencias recientes son el cambio de proyectores a pantallas, y los servicios administrados. Aconsejó a las empresas que antes de planificar la instalación de sistemas audiovisuales piensen qué es lo que quieren mostrar, qué es lo que van a estar haciendo en esa sala o espacio dentro de 2 o 5 años y cuál es la escalabilidad que pueden tener.

“Tanto las empresas integradoras de soluciones, como los técnicos profesionales, deben enfrentar seriamente el reto de invertir en capacitación, especialización, cumplimiento de estándares y certificaciones técnicas que les permitan competir por la calidad de su servicio y experiencia. De igual forma, deben trabajar en educar a los usuarios finales para que aprendan a valorar las credenciales de una empresa, para que el precio de un proyecto no sea el único factor a considerar”, agregó Casasus.

Acerca del autor

Lic. En Comunicación, Máster en Periodismo de Agencia, Content Manager y apasionada de la docencia.

Artículos relacionados

shares