Un salón de curiosidades para relajarse y disfrutar de la cultura del té

Por: Darinel Becerra, Fotografía: Smart Building

Aunque en más de una reseña se afirma que la decoración interior de esta casa de té se inspira en el famoso Hotel Tassel de Bélgica, lo cierto es que nada tiene que ver con la del icónico edificio art nouveau de Bruselas.

Ubicada en la Roma Norte (Córdoba 110), nació en mayo del 2014; se llama así, primero, porque el nombre alude al té y, segundo, porque la palabra en inglés tassel significa borla, artículo decorativo que pende de las puntas del cordón con el que se sujetan las cortinas.

Ecléctica por dentro, sus adornos y muchos objetos son una mezcla del gusto de sus dueños, es decir, las curiosidades que hay en repisas, mesas y libreros sólo responden al impulso por llevar algo desde el bazar, el tianguis o la tienda de antigüedades, hasta la casa de té, recuerdos de viajes, o como simples regalos y donaciones de los amigos también viajantes. De esta manera, y poco a poco, se ha ido construyendo un ambiente de singular hospitalidad. No se puede hablar de un estilo ortodoxo de decoración, pero si del buen gusto con el que se ameniza el ritual del té.

Paola Nava y Raúl Martínez, propietarios de Casa Tassel

Paola Nava y Raúl Martínez, los actuales dueños del salón, cuentan que uno de los principales objetivos es ofrecer un espacio fuera de la cotidianidad en el que se viva la experiencia de degustar una o varias tazas de té.

“El té es una interacción entre dos culturas, la occidental y la oriental, y representa el equilibrio entre ellas; queremos mostrar un poco la relación de ambos mundos que, aunque son muy diferentes, se integran”, comenta Raúl, y aclara: “Justo tenemos tés, tazas, teteras, muebles y demás objetos de muchos lados”.

Los tés
Casa Tassel ofrece de 25 a 30 variedades de té; sin embargo, hay un menú especial con preparaciones difíciles de encontrar en México, como el lingote, que es una especie de chocolate envuelto en papel estaño dorado, elaborado en Taiwán. “Es como un concentrado, una resina de pu-erh; se pone en el agua y se disuelve. El pu-erh es un grado de oxidación de la hoja del té”, explica Raúl Martínez.

La otra joya de la corona son los postres conceptualizados y cocinados exclusivamente para Casa Tassel, destaca Nava.

El menú de Casa Tassel incluye de 25 a 30 tipos de té, además de varias preparaciones difíciles de encontrar en México

A pregunta expresa sobre cambiar la decoración, Paola Nava responde contundente: “Como vaya surgiendo. La estamos cambiando constantemente. De repente les pedimos opinión a nuestros amigos arquitectos y diseñadores de interiores, pero sólo opinión. Nosotros somos quienes decidimos qué cambiar y usamos nuestro sentido común del buen gusto”.

Tal vez en un par de meses, cuando este reportero regrese a la Tassel mexicana, y mientras disfruta de un té blanco, intente descifrar los motivos de la nueva decoración, que esperamos siempre se vuelva un misterio sólo posible de descifrar con la imaginación.

Acerca del autor

Artículos relacionados

shares